Monasterio de la Sierra (Ruta VII): por el interior de la Ciudad Encantada, el Castillejo y Calderas de Matalhierro.

  • Tipo de ruta: circular.
  • Distancia: 10,690 Kms.
  • Dificultad: fácil con exigencia media.
  • Duración aproximada de la ruta: 3h-3.30 horas
  • Desnivel: 349 m.
  • Altitud mínima: 1052 m
  • Altitud máxima: 1401 m

Reseña

El Castillejo (1390m), llamado también “La Ciudad Encantanda” por los caprichosos conglomerados silíceos del Cretácico que constituyen este conjunto rocoso, es un enclave singular, cada vez más conocido y visitado, que se encuentra en el paraje denominado “El Burrero”, a los pies de las sierras de Trasomo y Neila, en el término municipal de Monasterio de la Sierra, a 12 kms de Salas de los Infantes y a 68 de Burgos. A plena vista o escondidas en recónditos rincones, tanto en el alto de el Burrero como a lo largo de todo el recorrido de la ruta, podemos encontrar espectaculares relieves y formas más pequeñas de piedra tales como setas, mesas, arcos etc, que se han ido puliendo a lo largo de millones de años por la acción del agua, el hielo y el viento, y que impresionan por su espectacular originalidad y belleza. Por otro lado, las Calderas de Matalhierro son unas concavidades cilíndricas de gran profundidad que han sido labradas en las rocas por la acción del agua del río Valladares a lo largo de millones de años. Durante la mayor parte del año, puede contemplarse en ellas una modesta pero preciosa cascada.

La ruta, un poco larga pero fácil de hacer para cualquier persona que esté acostumbrada a hacer ejercicio físico, está diseñada con un triple objetivo: visitar la ciudad encantada burgalesa, adornada de ; pasear por la dehesa de este silencioso pueblo, repleta de hermosos robledales y hayas, y adornada con preciosos canchales de piedra cubiertos de musgo que hacen del lugar un espacio único y singular; finálmente, asomarnos a la impresionante garganta de Matalhierro y contemplar su modesta pero bella cascada.

El camino, que transcurre por preciosas veredas flanqueadas por brezos y estepas, es un entorno ideal para aquellos que quieran perderse, sólos o en familia, en la serenidad y el silencio de la naturaleza y desconectar de toda su actividad diaria.

Descripción del recorrido

Guiados por Ramón, lugareño y gran amante de la naturaleza, salimos del centro del pueblo y continuamos por la Calle Mayor hasta una bifurcación de caminos forestales. Nos vamos a la izquierda por el denominado “Camino de Cargaduelo” y ascendemos por una amplia pista forestal que divide la dehesa. Nos salimos en el camino de Peñalrayo y, entre brezos, estepas, algunos helechos, gran cantidad de enormes robles albares a un lado y negrales al otro, llegamos al punto donde arranca la vereda que nos subirá por todo el interior de la Ciudad Encantada. Cada cual más hermosa, vamos recorriendo las inimaginables formaciones, una a una, y comprobando que todas encajan perfectamente con el bellísimo paisaje y colorido de los brezos. Parada especial en lo más alto para ver y tocar a las reinas de la ciudad: Peña Amarilla y El Castillejo, e intentar adivinar donde se ubicada el desaparecido pueblo de Butrón.
El lugar es único y de tal belleza que cuesta abandonarlo. Lo hacemos regresando al camino forestal para continuar nuestra ruta por la derecha de la pista forestal. Bajamos unos ochocientos metros y nos vamos en búsqueda de una angosta y escondida senda que nos da acceso a las calderas de Matalhierro. La encontramos a la parte derecha, unos pocos metros antes de llegar a un puente sobre al arroyo Valladares. La seguimos con cuidado, ya que, en algunos sitios, no es muy visible. Muy pronto encontramos la primera caldera. La cascada , que en otras épocas del año suele mostrarse silenciosa y con escasa agua, suelta un bello, inmenso y sonoro chorro de agua.
Cumplido nuestro segundo objetivo, iniciamos el regreso al pueblo por una angosta senda, bien marcada con múltiples hitos, que va junto a los acantilados. En el trayecto hemos podido ver dos originales e interesantes colmenares rústicos. Mientras seguimos avanzando, podemos contemplar preciosas vistas de la Ciudad Encantada y cruzar dos arroyos por dos puentes de piedra, únicos y muy representativos de la arquitectura popular de esta zona. Estamos ya desandando el camino inicial y de nuevo en el Camino de Cargaduelo, ahora en la otra dirección, que nos llevará hasta nuestro punto de partida.

Puntos de interés / Waypoints

Dehesa de Monasterio

El Castillejo / Ciudad Encantada





Caldera de Matalhierro

Elementos rústicos: colmenas,puentes

Monasterio de la Sierra (núcleo urbano).

Se trata de un pequeño pueblo de montaña que siempre fue lugar de paso de rutas ganaderas como las cañadas. Yace apartado en la ladera sur de la Sierra de Neila y está rodeado de espesos y preciosos bosques de roble albar, lo que le convierte en un lugar de una gran paz y un impresionante silencio. Esto, lejos de ser un óbice, le ha dado un enorme atractivo, siendo en estos momentos un enclave idóneo para el descanso y para estar en permanente contacto con la naturaleza.

El pueblo tiene numerosos monumentos, destacando el Monasterio de Alveinte (1440), que da nombre al pueblo. Apartado unos 3 kms, sólo conserva la iglesia y en un estado bastante ruinoso. Tiene también una hermosa iglesia: San Pedro Apóspol, una ermita: San Cosme y San Damián, unas tumbas antropomórficas traídas desde el antiguo pueblo medieval de Gozmediano o Aguamediano, y múltiples elementos que son un buen testimonio de la arquitectura que se ha desarrollado en la zona a lo largo de los años: una fuente de piedra maciza, un lavadero, un potro para herrar, una fragua, un abrevadero, chimeneas cónicas, la Torre del reloj, izada por los habitantes del pueblo, y un molino reconstruido.

Avisos y recomendaciones

Esta ruta VII es una variante a nuestra ruta VI para conocer el interior de la ciudad encantada de manera exhaustiva. Para ver los brezos en flor, debemos hacer la ruta en el mes de mayo.

Debemos estar muy atentos al track, sobre todo en la zona de la caldera, ya que el sendero es un poco difuso y, a veces, difícil de seguir. Hay que tener mucho cuidado al acercarse a la caldera si se hace la ruta en época de lluvias. El suelo es muy resbaladizo y uno puede caerse al fondo de la caldera.

Si disponemos de tiempo, merece la pena hacer una breve visita a la iglesia parroquial, a las tumbas antropomorfas que reposan junto al templo, refrescarse en la fuente que nos recibe en su atrio y echar un vistazo a algunos elementos arquitectónicos del pueblo tales como el lavadero, el abrevadero, la fragua, el potro de herrar, la Torre del Reloj, la fuente de piedra y algunas chimeneas cónicas.

Más información en el siguiente enlace:

Ayuntamiento de Monasterio de la Sierra: http://www.monasteriodelasierra.es/lugares-interes

Lagunas de Haedillo desde Tolbaños de Arriba (Ruta III)

  • Tipo de ruta: ida y vuelta.
  • Señalización: regular, con marcas de PRC a la ida, pero no a la vuelta.
  • Distancia: 11.270 Kms.
  • Dificultad: moderada con exigencia baja-media.
  • Duración aproximada de la ruta: 3h-3h30
  • Desnivel: 511 m.
  • Altitud mínima: 1245 m
  • Altitud máxima: 1769 m

Reseña

La Laguna de Haedillo (1745m), o Aedillo para algunos lugareños, junto con otras tres lagunas de menor entidad que podemos ver en épocas de lluvia y de nieve a su alrededor, pertenece al grupo de las once lagunas glaciares de la Sierra de Neila, siendo ésta la más occidental. Se localiza en el Parque Natural de las Lagunas Glaciares de Neila, zona de especial protección para la flora y la fauna, en el término municipal de Tolbaños de Arriba, a 85 kms de Burgos y a 29,5 kms de Salas de los Infantes, en el Espacio Natural de la Sierra de Demanda (Sistema Ibérico), en la provincia de Burgos. La realizamos en esta época primaveral con la finalidad de ver el colorido verde-lima de las hayas, hacer un recorrido del circo glaciar pasando por todas las lagunas, a la vez que disfrutamos del ecosistema de la zona y de su hermoso paisaje.

La ruta es relativamente sencilla pese a tener un desnivel superior a 500 metros. El recorrido, aunque ofrece una pequeña dificultad en la subida, es asequible para todo tipo de personas que estén acostumbradas a hacer ejercicio físico. La ruta es ideal para ascender a uno de los parajes más hermosos de la Sierra de Neila. En apenas tres horas y media, podemos caminar un buen rato, visitar las lagunas, disfrutar de un paisaje único y relajarnos en uno de los lugares menos conocidos, pero más emblemáticos de la Sierra de Neila. Salvo en verano que, en algunas ocasiones, podemos sorprendernos de ver las lagunas secas, la ruta ofrece múltiples atractivos en cualquier otra época del año, siendo el paisaje con nieve o helado su imagen más espectacular.

Descripción del recorrido

Salimos de la plaza del pueblo de Tolbaños de Arriba y nos vamos hacia la izquierda por la carretera local BU-V-8211. En apenas 100 metros, cogemos otro camino asfaltado que parte a la derecha y comenzamos el ascenso hacia la dehesa por un amplio camino rodado. A la izquierda pronto encontramos la ermita de Nuestra Señora del Salterio, que pasamos de largo; continuamos por un un sendero que, atravesando un hermoso pinar, nos lleva hasta el Puente de Angelitos. Cruzamos el puente y por una trocha subimos al camino forestal que, al otro lado, va paralelo al arroyo Rompebarcas, adornado en esta época de múltiples hayas que empiezan a florecer y a mostrar su precioso color verde lima. Ya en la pista, caminamos durante 2 kms. hasta alcanzar el sendero que nos sube hasta las lagunas. La vereda de subida está bien señalizada en la ida por marcas de PRC y bastantes hitos sueltos. El recorrido es bastante empinado en algunos tramos y avanza entre pinos, hayas, pequeños arroyos y un hermoso canchal de piedras amusgadas. Llegados a las lagunas, el paisaje de este pequeño circo rocoso de origen glaciar es espectacular, y el croar de las ranas, impresionante. Bordeando la laguna grande por la derecha, con cuidado, nos acercamos a una segunda laguna que aparece de forma inesperada y como escondida al otro lado de la grande. Ambas lagunas y las otras dos más pequeñas que se forman con la llegada de las lluvias o las nieves merecen una buena parada. En esta época, no tienen la belleza del invierno, cuando las encontramos heladas y, con frecuencia, en un armonioso contraste con el cielo azulado, pero el paisaje sigue siendo único.
Aunque la ruta puede continuarse con una dificultad media por el Alto de Haedilo (ver Ruta IV de este mismo usuario), optamos por volver por el mismo camino de ida por ser el más rápido y el más seguro. La bajada no está señalizada con marcas de senda de corto recorrido, por lo que debemos estar muy atentos al track. Además, hay algunos hitos que pueden confundirnos, sobre todo, al principio de la bajada.

Mapa y elevación

Enlace Wikiloc

Puntos de interés / Waypoints

Puente de los Angelitos. Arroyo Rompebarcas y hayas en flor.

Laguna grande de Haedillo

Lagunas de menor entidad

Vista de la Laguna desde el Pico de Haedillo

Tolbaños de Arriba

Situada entre hermosos parajes naturales, esta localidad es la más alta de la provincia de Burgos (1257 m). Históricamente, estuvo muy unida a la Trashumancia de ganado lanar, celebrándose cada año una fiesta que intenta recordar la partida de los pastores del valle hacia Extremadura. Hoy en día, apenas está habitada por una docena de vecinos, aunque son muchos los tolbañeses que acuden cada fin de semana y en verano a descansar en este precioso valle. Todos los años, se celebra, desde 2007, un festival sostenible de música tradicional que, al estar muy concurrido, se ha convertido en una excelente promoción del turismo y de la cultura de la zona.

Avisos y recomendaciones

Al contrario que la subida, la bajada no está señalizada con marcas de senda de corto recorrido, por lo que debemos estar muy atentos al track. Hay hitos, pero a veces no son claros claros y, además, cuando hay nieve, no son visibles.

En este mismo blog, puedes encontrar dos versiones reducidas para visitar las lagunas de una forma más rápida (ver Ruta I) y (Ruta II)

Si queremos hacer un recorrido completo del entorno, recomendamos realizar la Ruta IV de este mismo usuario que, partiendo desde Tolbaños de Arriba, asciende hasta el Alto de Haedillo a 1896 m., desde donde pueden disfrutarse unas maravillosas vistas del circo glaciar. También, si se dispone de medio de transporte en el otro lado, se puede continuar hasta las Lagunas de Neila.

Al finalizar la ruta, el pueblo de Tolbaños ofrece servicio de bar en el que podremos refrescarnos y tomar algún aperitivo. Si queremoms hospedarnos, también dispone de una casa rural.

Más información en los siguientes enlaces:

Ayuntamiendo del Valle de Valdelaguna: http://www.valledevaldelaguna.es/

Tolbaños de Arriba: https://es.wikipedia.org/wiki/Tolba%C3%B1os_de_Arriba

Sierra de las Mamblas (Ruta II): Hortigüela, Dehesa de Mambrillas y Enraizados por los Cerros.

  • Tipo de ruta: circular.
  • Señalización: alguna baliza e hitos sueltos.
  • Distancia: 15,45 Kms.
  • Dificultad: Moderada con exigencia fácil
  • Duración aproximada de la ruta: 4h-4.30 horas.
  • Desnivel: 593 m.
  • Altitud mínima: 982 m
  • Altitud máxima: 1328 m

Reseña

La Sierra de las Mamblas, pequeño macizo de característico perfil que nos regala unas maravillosas vistas tanto de las Tierras de Lara como del Valle del Arlanza, se sitúa en el Parque Natural de Sabinares del Arlanza-La Yecla, junto a las poblaciones de Hortigüela, Mambrillas de Lara, Cuevas de San Clemente y Covarrubias, en la comarca de la Demanda y Pinares, a 42 kms de Burgos y a 14 de Salas de los Infantes, en el suroeste de la provincia de Burgos. Hoy recorremos dos de las cuatro alturas significativas que tiene la serranía: cerro San Cristóbal, peña La Torca. Las otras dos: Muela del Castillejo y su máxima altura, la Muela de las Mamblas (1347 m), las hacemos en nuestra Ruta III saliendo desde Covarrubias.

La sierra puede abordarse desde diferentes puntos o poblaciones, pero hoy hemos elegido Hortigüela con la finalidad principal de recorrer la parte oriental de la Sierra de las Mamblas pasando por los cerros de San Cristóbal, La Cueva o Cueva del Peluquillo, El Asentado, Peña Alta y El Covatero; disfrutar del tesoro botánico, – extensos bosques de sabina albar, encina, quejigo y, sorprendentemente, alguna haya que forman las dehesas de Mambrillas y Hortigüela -, y de su abundante fauna salvaje: rapaces, corzos, jabalíes etc.,.

Es una bellísima ruta de montaña, no muy dura, pero con constantes subidas y bajadas y cantos rodados en los caminos que la hacen incómoda sobre todo en la primera mitad del recorrido. Aparte de esto y aunque la hemos calificado de moderada por su larga distancia, esta no presenta ninguna dificultad y es fácil de seguir, ya que transcurre principalmente por pistas forestales o veredas muy bien marcadas por el frecuente uso de los caminantes. Es, también, una oportunidad única para agotar la batería de nuestra cámara y retratar la perfecta armonía con la que se mezclan arte y naturaleza a partes iguales en todo el recorrido. Y como guinda del día, un pequeño paseo por la exposición al aire libre “Enraizados”, fiel testimonio del arraigo de estas gentes a su tierra y del amor que siempre la profesaron.

Descripción del recorrido.

Ver video con Relive

Iniciamos el recorrido en la Plaza Mayor de Hortigüela, dirigiéndonos hacia El Potro por considerarse este lugar el punto de partida de la ruta. Salimos del pueblo callejeando por la Calle Fuente Ayuso y, al llegar a un cruce señalizado, nos desviamos a la izquierda por el denominado Camino de La Rusaca o Camino de Quintanilla de las Viñas. Un amplio camino forestal, que cruza un extenso sabinar que se extiende por toda la sierra, nos sube hasta la parte alta de la Sierra de las Mamblas pasando por las cimas de San Cristóbal, La Cueva, El Asentado, Peña Alta y Covatero. Desde estos collados podemos contemplar preciosas vistas de la Sierra de Mencilla, El Gayubar, La muela de las Mamblas, La peña de Carazo, La Campiña etc.. Al final de este cordal, regresamos por la misma senda durante un kilómetro y medio y, en el km 9.90, nos desviamos a la izquierda para tomar una preciosa senda que, utilizando el Camino de San Olav, nos va introduciendo en la hermosa dehesa de Mambrillas. Nos reciben magníficos robledales de quejigos y la exposición “Enraizados” con numerosas fotos de vecinos de la zona colgadas en los árboles. Dejamos la dehesa de Mambrillas, unas veces rodeados de quejigos y otras de sabinas, y nos adentramos en la dehesa de Hortigüela. Estamos cerca del cruce de caminos que nos vió partir. Nos vamos por la izquierda y , en apenas unos minutos, estaremos en la plaza del pueblo donde comenzamos nuestra ruta.

Mapa y elevación

Enlace Wikiloc

Puntos de interés / Waypoints

Cerros de San Cristóbal (1244 m), La Cueva (1278 m) y El Asentado (1232 m).

Desde estas cimas, destacan las magníficas vistas de la dehesas de Hortigüela y de Mambrillas, del valle del Arlanza y de cumbres tales como Peñalara, Sierra del Mencilla, Peña de Carazo y La Campiña.

Peña Alta (1217 m), el Covatero (1273 m) y vista de la Muela de las Mamblas (1376 m).

Desde estos collados podemos contemplar preciosas vistas de la Sierra del Mencilla, Peñalara y, de manera especial, una bonita estampa de la Muela de las Mamblas.

Dehesa de Mambrillas. Exposición “Enraizados”.

De este hermoso paraje se ha dicho que es uno de los lugares con una de las floras más ricas y mejor conservadas de la península, Es fácilmente comprobable cuando uno se encuentra con un enorme quejigal, de similares carácterísticas al de Hortigüela, mezclado armoniosamente con abundamentes sabinas albares y algunas hayas que encontramos de forma inesperada. Entre estos bellísimos ejemplares centenarios, descansa el homenaje y recuerdo de vecinos de la zona recogido en fotos colgadas en los árboles. Fueron colocadas allí por el artista burgalés Enrique de Rivero, en su exposición denominada “Enraizados” que tuvo lugar en el año 2012.

Dehesa de Hortigüela

Lugar idóneo para pasear entre hermosos quejigos centenarios y dejarse llevar por los sentidos que pronto nos recuerdan que estamos envueltos en un gran silencio y una inmensa paz.

Hortigüela

Habitado desde tiempos prehistóricos, su nacimiento como poblado está ligado a los inicios de Castilla en la época de su primer conde independiente, Fernán González. Situado a las puertas de una de las zonas más bonitas del Valle del Arlanza, está enclavado en la Sierra de las Mamblas y rodeado de valiosos quejigales y sabinares. Además de por un dolmen y unas cuevas en las que se han encontrado importantes restos arqueológicos, el pueblo es, sobre todo, famoso por su Fuente Azul, cueva-manantial que atrae a miles de espeleólogos y curiosos visitantes. Dentro de su casco urbano, destacan su iglesia, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, y algunos elementos de arquitectura popular tales como un potro de herrar. En el exterior de su templo destacan la torre del siglo XVI y una escalera de caracol que da acceso al campanario; en su interior, una pila bautismal del siglo XII/XIII y el retablo barroco del altar mayor.

Avisos y recomendaciones

En épocas de nieve y hielo, es más difícil seguirla y, especialmente en la parte alta, es muy aconsejable llevar un buen calzado para evitar resbalones que puedan precipitarnos hacia los acantilados que van paralelos al camino por su parte derecha.
Opción: La ruta puede acortarse tres kilómetros si no vamos hasta el El Covatero y nos desviamos a la derecha poco después del cerro El Asentado (km 6.65).

Más información en los siguientes enlaces:

Ayuntamiento de Hortigüela: http://www.hortiguela.es/

https://es.wikipedia.org/wiki/Hortig%C3%BCela

Cementerio Sad Hill desde Santo Domingo de Silos, La Copeta (Ruta III BFM)

  • Tipo de ruta: circular
  • Señalización: balizada entre Sad Hill y Betterville.
  • Distancia: 14,920 km.
  • Dificultad: moderada con dificultad baja.
  • Duración aproximada de la ruta: 4h-4.30 horas.
  • Desnivel: 461 m.
  • Altitud mínima: 994 m
  • Altitud máxima: 1298 m

Reseña

Este precioso sendero se localiza entre los términos municipales de Santo Domingo de Silos, Contreras y Carazo, a 17 kms de Salas de los Infantes y a 59 de Burgos. Tiene el objetivo de recorrer el paraje más importante de los cuatro lugares burgaleses en los que tuvo lugar el rodaje de la película “El Bueno, el Feo y el Malo” en el año 1966: el Cementerio de Sad Hill, subir al Alto de la Copeta y terminar con una visita al histórico pueblo de Santo Domingo de Silos.

En Sad Hill se rodó la escena más importante de la película en la que Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef se disputan en un duelo a tres o “triello” los 200.000 dólares que están escondidos en la tumba del desconocido. La zona fue elegida por Sergio Leone por la similitud de estos escenarios naturales con los de Nuevo México y río Grande. El cementerio estuvo totalmente abandonado hasta el año 2015 en el que fue recuperado gracias al gran trabajo y colaboración de voluntarios de la Asociación Cultural Sad Hill.

La ruta, que transcurre entre bellísimos enebros, robles centenarios, pinos y alguna encina suelta, ofrece un paisaje espectacular. El impresionante silencio que reina en la zona junto con la ausencia de cables, postes y otros signos de la civilización moderna, hace que estemos paseando por un lugar único e impecable en el que uno sólo puede dejarse llevar por la exquisita belleza de este entorno. En resumen, una magnífica ruta que siempre recordarás por su preciosa vegetación y por estar ubicada en un entorno, magníficamente elegido por el Director de Producción de la película Jose Antonio Pérez Giner, que es una auténtica maravilla de la naturaleza. Si a esto le añadimos la oportunidad que nos brinda la ruta de disfrutar de impresionantes vistas desde los Altos de Merendilla y La Copeta, así como de la gran cantidad de lugares de interés que tiene Silos, estamos seguros que pasarás un día inolvidable.

Descripción del recorrido

Iniciamos la ruta en la Plaza Mayor de Santo Domingo de Silos. Nos dirigimos hacia el norte para tomar un sendero que parte hacia la derecha y que va paralelo al camino forestal por el que circulan los vehículos que se dirigen a Sad Hill. La senda, repleta de sabinas albares (enebros), corona en el alto de Merendilla junto al Mojón del Roble, desde donde podremos disfrutar de preciosas vistas de Soncarazo y del Fuerte de San Carlos, y ver el anfiteatro de piedras y los círculos concéntricos formados por miles de cruces abajo en el valle. Aunque se puede atajar por una senda que sale al final de la valla, por seguridad seguimos por el camino forestal, damos un pequeño rodeo y bajamos al principio del cementerio a buscar el punto de información. Lo atravesamos tranquilamente por el centro recordando a aquellos enormes hombres que recorrían nuestro pueblo de Salas cuando apenas teníamos 8 años. Vistas las tumbas, el árbol del ahorcado etc…, lo abandonamos por la cara sur. Desde allí, pasando por un abrevadero, subimos hasta el refugio que está en el camino que une Sad Hill y Betterville. Con la mirada vigilante de la Peña de San Carlos primero y de Soncarazo después, entre bellísimos enebros, robles y alguna encina suelta, avanzamos por la GR-82 durante medio kilómetro aproximádamente , atravesamos un pinar y nos adentramos en una larga dehesa pastada por múltiples grupos de ganado vacuno. A nuestra derecha, nos vamos fijando en La Copeta, que recorreremos posteriormente.
Nada más salir de la dehesa, avanzamos por un camino rodado, flanqueado por robles, con varios abrevaderos y cercas de ganado a los lados. Lo abandonamos un poco más adelante para irnos, campo a través, a buscar una estrecha vereda que nos sube al mirador de La Copeta desde donde echamos un último vistazo al hermoso valle, al pueblo de Carazo y a su Peña con su precioso Rondillo. Una vez arriba, el resto de la ruta transcurre por un camino de piedras y enebros que se mezclan con bellas encinas. A mitad de camino, una cruz de piedra nos recuerda una afrenta de amor entre dos jóvenes que terminó con la muerte de uno de ellos en este lugar. A partir de aquí, solo nos queda una gran bajada hasta el pueblo de Santo Domigo de Silos. El camino es largo, pero la belleza del valle y de sus árboles bien merece el esfuerzo necesario para caminar por estos pedregosos parajes. En resumen, una magnífica ruta que siempre recordarás por su preciosa vegetación y por estar ubicada en un entorno único, magníficamente elegido por el Director de Producción de la película Jose Antonio Pérez Giner, ya que es una auténtica maravilla de la naturaleza. Si a esto le añadimos que aún nos queda una visita a uno de los pueblos con más historia de la provincia, Silos, el día nos habrá resultado completo y redondo.

Mapa y elevación

Enlace Wikiloc

Puntos de interés / Waypoints

Alto de Merendilla

Cementerio Sad Hill

Reproducimos aquí literalmente parte de la información que podemos encontrar en el cartel informativo que preside el cementerio: “El visitante se encuentra frente a uno de las localizaciones cinematográficas más importantes de la historia del séptimo arte… . El set se construyó según el diseño del escenógrafo Carlos Simi en apenas tres días por 250 soldados del ejército español recreando un soberbio cementerio circular con más de 5000 tumbas dispuestas en círculos concéntricos y radios rodeando una plazoleta central empedrada de 30 metros donde se sitúa el clímax. Las imágenes están montadas como en un videoclip al ritmo de la banda sonora de Ennio Morricone que va “in crescendo” hasta la resolución final. Esta escena es una de las más recordadas del género y denota una maestría en el montaje admirable”.

Sabinar albar y Pinar.

Todo el recorrido entre Sad Hill y Betterville está poblado de una gran cantidad de frondosos enebros o sabinas albares en su primer tramo, y de pinos y robles en la segunda parte del recorrido.

Dehesa de Carazo.

Alto de la Copeta

La Copeta (1260 m) es un paraje situado en la parte oriental del monte Los Cuetos. Por esta cima pasaba un antiguo camino que unía los pueblos de Carazo y Santo Domingo de Silos. Desde su mirador hay una magnífica visión de Soncarazo y de la dehesa de Carazo.

Santo Domingo de Silos

De origen prehistórico, se han encontrado restos de la Edad de Bronce (siglo X a.c), esta localidad esta situada en un cruce de caminos cargados de historia: la Ruta de la Lana, el Camino del Cid, y el Camino Castellano-Aragonés. Su auge cultural y espiritual se inició con la llegada del monje benedictino Domingo Manso en el año 1041 quien, además de dar el nombre al pueblo, se encargó de hacer una profunda restauración en el monasterio. Hoy en día es un interesante conjunto monumental que, a pesar de haber perdido su aspecto medieval de recinto amurallado -sólo quedan dos puertas: la de San Juan y la de la Calderera, y las murallas que cierran la huerta del monasterio-, es mundialmente conocido por su claustro románico y por la vida y el canto gregoriano de sus monjes. Entre las dependencias monacales, merece la pena visitar su botica dieciochesca, el archivo, la biblioteca y el museo en el que se exponen interesantes piezas salvadas de la desamortización. Dentro del casco histórico de la villa, además del monasterio ya citado, destaca la iglesia románica de San Pedro (siglos XII y XIII), algunas casas blasonadas y un rollo jurisdiccional. Fuera del casco urbano, merece la pena acercarse al Desfiladero de la Yecla.

Avisos y recomendaciones

La ruta es larga, por lo que la hemos calificado de moderada, pero no ofrece ninguna dificultad importante. Al llegar cerca de la carretera, para localizar la senda de subida a la Copeta, estaremos muy atentos al track. Es recomendable en cualquier época del año, pero es en la primavera cuando mejor podemos disfrutar del verde paisaje y del colorido de los robles y de los brezos.

Esta ruta no incluye la visita a Betterville. Si deseas hacerla, te recomendamos nuestra Ruta IV

Más información en los siguientes enlaces:

Asociación Cultural Sad Hill:

http://www.acsadhill.es/

Ayuntamiento de Santo Domingo de Silos:

http://www.santodomingodesilos.es/

Cementerio Sad Hill y Betterville desde Santo Domingo de Silos, La Copeta (Ruta IV BFM)

  • Tipo de ruta: circular
  • Señalización: balizada entre Sad Hill y Betterville.
  • Distancia: 16,570 km.
  • Dificultad: moderada con dificultad baja.
  • Duración aproximada de la ruta: 4h-4.30 horas.
  • Desnivel: 538 m.
  • Altitud mínima: 996 m
  • Altitud máxima: 1298 m

Reseña

Este precioso sendero se localiza entre los términos municipales de Santo Domingo de Silos, Contreras y Carazo, a 17 kms de Salas de los Infantes y a 59 de Burgos. Tiene el objetivo de recorrer dos de los cuatro lugares burgaleses en los que tuvo lugar el rodaje de la película “El Bueno, el Feo y el Malo” en el año 1966: el Cementerio de Sad Hill y el campo de prisioneros de Betterville; subir al Alto de la Copeta y terminar con una visita al histórico pueblo de Santo Domingo de Silos.

En Sad Hill se rodó la escena más importante de la película en la que Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef se disputan en un duelo a tres o “triello” los 200.000 dólares que están escondidos en la tumba del desconocido. La zona fue elegida por Sergio Leone por la similitud de estos escenarios naturales con los de Nuevo México y río Grande. El cementerio estuvo totalmente abandonado hasta el año 2015 en el que fue recuperado gracias al gran trabajo y colaboración de voluntarios de la Asociación Cultural Sad Hill.

Por otro lado, Betterville , próximo a la localidad de Carazo que también visitamos, es donde se rueda otra escena emulando un campo de concentración. Para ello, se construyeron un fuerte con profundos fosos, una empalizada y varias construcciones anejas donde se producían las torturas, las ejecuciones y todo tipo de atrocidades propias de la guerra. Inspirado en los campos nazis, Sergio Leone hizo que, mientras se realizaban las torturas, un grupo de músicos traidos de Salas, Covaleda, Arauzo de Miel y Barbadillo del Pez entre otros, interpretara música de banda para acallar los gritos de las torturas.

La ruta, que transcurre entre bellísimos enebros, robles centenarios, brezos y alguna encina suelta, ofrece un paisaje espectacular. El impresionante silencio que reina en la zona junto con la ausencia de cables, postes y otros signos de la civilización moderna, hace que estemos paseando por un lugar único e impecable en el que uno sólo puede dejarse llevar por la exquisita belleza de este entorno. En resumen, una magnífica ruta que siempre recordarás por su preciosa vegetación y por estar ubicada en un entorno, magníficamente elegido por el Director de Producción de la película Jose Antonio Pérez Giner, que es una auténtica maravilla de la naturaleza. Si a esto le añadimos la oportunidad que nos brinda la ruta de disfrutar de impresionantes vistas desde Betterville y los Altos de Merendilla y La Copeta, así como de la gran cantidad de monumentos históricos que tiene Silos, estamos seguros que pasarás un día inolvidable.

Descripción del recorrido

Ver video con Relive

Iniciamos la ruta en la Plaza Mayor de Santo Domingo de Silos. Nos dirigimos hacia el norte para tomar un sendero que parte por la derecha paralelo al camino forestal por el que circulan los vehículos que se dirigen a Sad Hill. La senda, repleta de sabinas albares (enebros), corona en el alto de Merendilla junto al Mojón del Roble, desde donde podremos disfrutar de preciosas vistas de la Peña de Carazo y del Fuerte de San Carlos, y divisar el Cementerio de Sad Hill abajo en el valle. Aunque se puede atajar por una senda que sale al final de la valla, por seguridad seguimos por el camino forestal, damos un largo rodeo y bajamos al principio del cementerio a buscar el punto de información. Lo atravesamos tranquilamente por el centro y lo abandonamos por la cara sur. Desde allí, subimos, teniendo como referencia un abrevadero, hasta el refugio que está en el camino que une Sad Hill y Betterville. Con la mirada vigilante de la Peña de San Carlos primero y de Soncarazo después, entre bellísimos enebros, robles y alguna encina suelta, avanzamos por la GR-82, por los términos de La Cerca y Valdemuerto, donde se rodó la película de El Valle de las Espadas, hasta llegar a un sendero que por la derecha nos sube a la Majada de las Merinas donde se encuentra Betterville. Sin apenas resquicios de lo que fue el campo -tan solo queda la zanja en la que fue excavado el foso-, nos entretenemos en leer curiosas informaciones y anécdotas sobre Betterville, y nos perdemos en las fantásticas vistas de las dos peñas que rodean Carazo: Soncarazo al norte y El Enebral al Sur. Nos deslumbra la belleza de la Peña El Rondillo en Soncarazo. Desde aquí, iniciamos el tramo más obscuro, ya que transcurre monte a través y no tiene ninguna señalización para ir en búsqueda de la senda que inicia el ascenso al alto de La Copeta junto a la carretera. Una vez arriba, el resto de la ruta transcurre por un camino de piedras y enebros que se mezclan con bellas encinas. A mitad de camino, una cruz de piedra nos recuerda una afrenta de amor entre dos jóvenes que terminó con la muerte de uno de ellos en este lugar. A partir de aquí, solo nos queda una gran bajada hasta el pueblo de Santo Domigo de Silos. El camino es largo, pero la belleza del valle y de sus árboles bien merece el esfuerzo necesario para caminar por estos pedregosos parajes.

Mapa y elevación

Enlace Wikiloc

Puntos de interés / Waypoints

Alto de Merendilla

Cementerio Sad Hill

Reproducimos aquí literalmente parte de la información que podemos encontrar en el cartel informativo que preside el cementerio: “El visitante se encuentra frente a uno de las localizaciones cinematográficas más importantes de la historia del séptimo arte… . El set se construyó según el diseño del escenógrafo Carlos Simi en apenas tres días por 250 soldados del ejército español recreando un soberbio cementerio circular con más de 5000 tumbas dispuestas en círculos concéntricos y radios rodeando una plazoleta central empedrada de 30 metros donde se sitúa el clímax. Las imágenes están montadas como en un videoclip al ritmo de la banda sonora de Ennio Morricone que va “in crescendo” hasta la resolución final. Esta escena es una de las más recordadas del género y denota una maestría en el montaje admirable”.

Sabinares albares y Robledales.

Todo el recorrido entre Sad Hill y Betterville está poblado de una gran cantidad de frondosos enebros o sabinas albares en su primer tramo, y de robles centenarios y brezos en la segunda parte del recorrido.

El Valle de las Espadas

Gracias a la intervención de los productores de Hollywood, este valle fue una de las localizaciones del antiguo Condado de Castilla en la que se rodó la película “El Valle de las Espadas”, un clásico del cine español injustamente olvidado. Cuenta las hazañas épicas del conde Fernán González de Castilla.

Betterville (Campo de prisioneros).

Reproducimos aquí literalmente parte de la información que podemos encontrar en el cartel informativo colocado en la majada en la que estuvo enclavada la prisión: “El visitante se encuentra frente a una de las cuatro localizaciones burgalesas de “El Bueno, el Feo y el Malo” (1966) de Sergio Leone. El campo de concentración de Betterville fue construído en el verano de 1966. La escena se rodó en este altozano cercano a la localidad de Carazo (Burgos) conocido como Majada de las Merinas”. Para la construcción del fuerte “Sergio Leone se inspiró en grabados y fotografías reales de la Guerra de Secesión americana y del campo nordista de Andersonville (Georgia) tomadas en 1864 por Mathew Brady y donde se cometieron ejecuciones masivas de prisioneros, hacinamiento y hasta canibalismo”.

Alto de la Copeta

La Copeta (1260 m) es un paraje situado en la parte oriental del monte Los Cuetos. Por esta cima pasaba un antiguo camino que unía los pueblos de Carazo y Santo Domingo de Silos. Desde su mirador hay una magnífica visión de Soncarazo y de la dehesa de Carazo.

Santo Domingo de Silos

De origen prehistórico, se han encontrado restos de la Edad de Bronce (siglo X a.c), esta localidad esta situada en un cruce de caminos cargados de historia: la Ruta de la Lana, el Camino del Cid, y el Camino Castellano-Aragonés. Su auge cultural y espiritual se inició con la llegada del monje benedictino Domingo Manso en el año 1041 quien, además de dar el nombre al pueblo, se encargó de hacer una profunda restauración en el monasterio. Hoy en día es un interesante conjunto monumental que, a pesar de haber perdido su aspecto medieval de recinto amurallado -sólo quedan dos puertas: la de San Juan y la de la Calderera, y las murallas que cierran la huerta del monasterio-, es mundialmente conocido por su claustro románico y por la vida y el canto gregoriano de sus monjes. Entre las dependencias monacales, merece la pena visitar su botica dieciochesca, el archivo, la biblioteca y el museo en el que se exponen interesantes piezas salvadas de la desamortización. Dentro del casco histórico de la villa, además del monasterio ya citado, destaca la iglesia románica de San Pedro (siglos XII y XIII), algunas casas blasonadas y un rollo jurisdiccional. Fuera del casco urbano, merece la pena acercarse al Desfiladero de la Yecla.

Avisos y recomendaciones

La ruta es larga, por lo que la hemos calificado de moderada, pero no ofrece ninguna dificultad importante. Si tuvieramos que citar alguna, sería el tramo que va desde Betterville a La Copeta, ya que no está señalizado y transcurre monte a través durante unos 500 metros. Estando muy atentos al track, alcanzaremos la senda de subida al desfiladero de la Copeta fácilmente. El tramo entre Sad Hill y Betterville ha sido recientemente balizado por la Asociación Cultural Sad Hill.
Es recomendable en cualquier época del año, pero es en la primavera cuando mejor podemos disfrutar del verde paisaje y del colorido de los robles y de los brezos.

La ruta también puede hacerse con la variante de no ir a Betterville, acortándose en un kilómetro y medio aproximádamente (ver Ruta III de este mismo usuario)

Más información en los siguientes enlaces:

Asociación Cultural Sad Hill:

http://www.acsadhill.es/

Ayuntamiento de Santo Domingo de Silos:

http://www.santodomingodesilos.es/

Salas de los Infantes (Ruta XI): Icnitas Costalomo, Las Veguillas, Resellana, Castillo Castrovido, Castro.

  • Tipo de ruta: circular.
  • Distancia: 17,840 Kms.
  • Señalización: inexistente.
  • Dificultad técnica: moderada con exigenci a baja.
  • Duración aproximada de la ruta: 4h30-5 horas
  • Desnivel: 378 m
  • Altitud mínima: 934 m
  • Altitud máxima: 1132 m

Reseña

Ver reseña sobre algo de historia, la fauna y flora de Salas de los Infantes en la introducción de Rutas por Salas de los Infantes.

Es una ruta muy representativa de la riqueza natural y paleontológica que define a esta pequeña ciudad. Aunque no está señalizada, es sencilla y fácil de seguir con un track, excepto el tramo que va de Costalomo a Las Veguillas que es un poco confuso. Se hace un poco dura, porque el recorrido es largo y, además, la subida al Castillo desde la ermita del Carmen es bastante empinada y exige un considerable esfuerzo. La ruta es ideal para caminar un largo rato, conocer el paraje de Costalomo en el que fueron descubiertas 239 icnitas o huellas fósiles de dinosaurios, refrescarse en la fuente natural de Las Veguillas o Viguillas, pasear por la preciosa senda que bordea el Castillo desde Resellana hasta Castrovido por su cara norte y subir al Castillo; disfrutar desde su torre medieval de las impresionantes vistas que pueden verse desde su azotea: Salas, Valle del Arlanza, Peña Carazo, Campiña, Pantano etc.., -sin olvidarnos de los interesantes elementos de la arquitectura popular castellana que encontraremos en Castrovido-, para enlazar, después, con la hermosa Senda del Fraile y hacer una parada en el Castro.

Descripción del recorrido

Salimos del Museo de los Dinosaurios en la Plaza Mayor y nos dirigimos hacia un altozano en el que está ubicada la iglesia de Santa María la Mayor. Nos detenemos en la subida de las escaleras empedradas para ver las tumbas antropomorfas medievales, depositadas en el margen izquierdo de la subida, traídas desde el desaparecido pueblo de Gozmediano, en territorio de Ledanías. Un poco más adelante, la Plaza de Santa María con bellas casas blasonadas, un escudo empedrado de Salas al inicio de las escaleras y, ya en el atrio, la fachada del siglo XVI y un precioso crucero del siglo XVII.
Dejamos Santa María la Mayor por la entrada de atrás y continuamos recto hasta el campo de golf. A medio camino habremos visto la pista de motocross. Por Peña Negra, seguimos hasta Costalomo donde nos espera el yacimiento de las Icnitas. No las podremos ver, porque su preservación ha obligado a los técnicos a taparlas con tierra. Bajamos hacia las tenadas y cruzamos el camino para ir en búsqueda de otro camino forestal que enlaza con un sendero que nos lleva hasta Las Veguillas. Tras refrescarnos en uno de los arroyos junto a la fuente, continuamos entre rocas y tomamos un nuevo sendero que nos sube hasta las tenadas de Resellana. Prestamos atención para tomar un sendero que aparece escondido en la parte derecha de las tenadas. Transitamos ahora por una de las sendas más bonitas del municipio, entre robles y estepas, con preciosas vistas de terrazas al otro lado del monte, que desciende hasta el precioso pueblo medieval de Castrovido. Por la parte alta y sin adentrarnos en el pueblo, iniciamos la subida al Castillo. A media subida, la Ermita del Carmen, desde donde arranca un bonito sendero, bien habilitado, que nos conduce hasta el torreón medieval. Poco antes y junto a la ermita, nos habremos encontrado las dos tumbas antropomorfas y un pequeño monumento a Ángel García “el Sorejo”, allí homenajeado por su esfuerzo y lucha por recuperar el castillo en ruinas.
Ya una vez arriba, pronto podemos comprobar por qué esta torre fue un lugar estratégico. Por el sur, oteamos todo el valle del Arlanza, con su Peña de Carazo al fondo, que, como nos dijera el poeta, aparece ahí como abriéndonos la puerta a la Sierra. Miramos hacia el este para contemplar el pantano de Castrovido y el Alto de la Campiña (2048 ms) vigilando los pueblos de pinares.
Tras disfrutar de un impresionante paisaje, retomamos el camino por el este y recorremos un kilometro aproximádamente para desviarnos a la derecha y bajar hasta la Calle de San Martín, junto a una granja de ovejas próxima al pueblo. Continuamos por la izquierda y pasamos al otro lado del camino. Bordeando el prado, pronto encontramos la Senda del Fraile que abandonamos un poco más adelante para bajar, por un sendero que sale a la derecha, hasta el camino de Castrovido. Unos metros y, por la izquierda, subida a un altozano para rodear el Castro de los Pelendones y bajar de nuevo al camino asfaltado. Estamos llegando a Salas, y la entrada a la ciudad la hacemos tomando un camino que parte 500 metros más adelante por la parte derecha. No cruzamos el puente de madera y avanzamos junto al muro. Al final, entre huertas bien cuidadas, entramos en la ciudad por el barrio de La Botica; sólo unos pocos metros y habremos llegado a nuestro ansiado punto de partida. Un paseo único en el pueblo para disfrutar de magníficos senderos y de la belleza que lucen algunos de los alrededores de Salas.

Mapa y elevación

Enlace Wikiloc

Puntos de interés / Waypoints

Plaza de Santa María e Iglesia de Santa María la Mayor.

Levantada en un altozano sobre una anterior románica del siglo XII, la Iglesia de Santa María la Mayor data del siglo XV y es de estilo gótico isabelino. En el exterior, destacan la portada, de estilo renacentista- plateresco, construída en 1549, la torre con sus dos grandes campanas, los contrafuertes que sostienen los muros y las gárgolas por las que el tejado vierte sus aguas. En el atrio, encontramos un esbelto crucero del siglo XVII, en el que sobresale una cruz arzobispal, y un pequeño monolito que rinde honor a los jóvenes de Salas que murieron en la Guerra Civil Española. En las escaleras de acceso, varias tumbas antropomorfas traidas del poblado medieval de Gozmediano en 1974 y un escudo de Salas realizado con piedras en el suelo de la Plaza de Santa María. La rodean bellas casas blasonadas – la primera de la izquierda fue sede del Cuartel de la Guardia Civil; actualmente es propiedad de la Parroquia- .

En su interior, destaca la belleza y la armonia del templo. Llaman rápidamente la atención el retablo plateresco del siglo XVI que encontramos adosado al abside, la imagen del Santo Cristo de la Salud colgado en una hermosa hornacina (siglo XIV) y el Cristo Yacente del siglo XVII que está muy próximo. De éste, destacar la devoción de los salenses que con orgullo lo sacan a la calle en la procesión del Santo Entierro de Semana Santa; finálmente, una magnífica pila bautismal, de estilo gótico del siglo XV, colocada a la parte izquierda de la entrada principal al templo.

Costalomo. Icnitas.

En este yacimiento, situado a unos 4 km de Salas de los Infantes, en el año 2003, fueron descubiertas 239 icnitas o huellas fósiles de dinosaurios de unos 125 millones de antigüedad, pertenecientes al Cretácico inferior. Las más abundantes son las de los terópodos, dinosaurios carnívoros. Hoy en día, sólo pueden verse los restos de tres de ellas y un par de rastros; todas las demás están tapadas para ser protegidas de las inclemencias del tiempo y del pillaje, y, así, favorecer su conservación.

Las Veguillas o Viguillas

Las Veguillas, o Viguillas como se las conoce popularmente, fue sede de un poblado medieval que quedó despoblado en el siglo XI. Como era habitual, cuando desaparecía un poblado, los terrenos de estas aldeas pasaban a ser propiedad compartida de los pueblos de alrededor. Es lo que hoy se conoce cono ledanías o terrenos comunales. Las Viguillas fue una de estas aldeas, cuyos terrenos hoy son propiedad compartida de Salas, Hacinas, Castrillo y Monasterio. Del poblado, hoy en día tan solo puede observarse el alto en el que estaba la iglesia, los restos de una losa de sepulcro con una cruz grabada en la ladera, algunas praderas y un manantial que suponemos alimentaba la fuente del poblado, donde hoy puede uno refrescarse y, con permiso de las fiebres maltas, echar un buen trago de agua. Por nuestro antepasados, sabemos también que este paraje fue refugio de republicanos perseguidos durante la Guerra Civil.

Resellana. Tenadas.

De propiedad municipal, estas tenadas son resquicios de las construcciones que se hicieron en la zona para proteger al ganado lanar, sobre todo ovejas merinas, de las inclemencias del tiempo y de animales depredadores tales como los lobos, muy frecuentes en esta zona en el pasado.

Castrovido

Pedania de Salas de los Infantes desde que se integrara en este municipio en el año 1970, es la típica aldea que crece a los pies de una torre medieval. Lugar apacible, ya fue un importante asentamiento celtíbero, pero llego a su plenitud con los romanos cuando estos hicieron pasar por esta localidad la calzada romana que unía Clunia con Tritium, actual Tricio en la Rioja.

Además de dos grandes perlas: su Castillo y su Puente Romano, tiene esta villa dos monumentos religiosos destacados: la Ermita del Carmen (siglo XI, aunque ha sido restaurada recientemente) y la Iglesia de San Martín, que es una construcción moderna asentada sobre otra anterior, e importantes muestras de arquitectura popular castellana: ​tres molinos, un abrevadero con fuente, un potro, las piedras coladeras, chimeneas cónicas etc….; todo ello convertirá la visita en un recuerdo inolvidable de este bello y singular paraje.

Castillo

Una de las torres más importantes en la defensa de las calzadas que conducían a Valdelaguna y la Rioja en época de los romanos; fue construida en el siglo IX por Don Victor, amigo de Gonzalo-Gustios, Señor de Salas al que el Conde de Castilla Garci Fernández encargara su repoblación. Fue utilizado al menos hasta el siglo XIV, siglo en el que pasó a ser propiedad de la familia Velasco. Nos narra la historia una importante derrota de Almanzor en tierras de Castrovido cuando volvía de su campaña por la Rioja. De la fusión de Castro y Víctor o Vito surgió el nombre actual de villa: Castrovido. Ha sido reconstruido recientemente gracias al gran trabajo de la Asociación de Amigos del Castillo de Castrovido. En la actualidad, es un paraje singular desde donde disfrutar de impresionantes vistas de toda la comarca de Salas.

El Castro

En el camino a Castrovido, sobre un altozano situado a nuestra derecha, está documentada la existencia de un Castro que fuera habitado por uno de los múltiples pueblos celtas que poblaron las tierras de Salas entre los siglos V-III a.C.: los Pelendones. Es fácilmente reconocible porque aún se conservan algunos restos de su muralla defensiva y, principalmente, por la presencia de un cartel informativo y del monolito de Escipión que nos recuerda que estamos caminando por una antigua calzada romana.

Avisos y recomendaciones

Aunque puede hacerse en cualquier estación del año, para disfrutar plenamente de la belleza del paisaje, es recomendable hacerla en primavera o en otoño.

Más información en los siguientes enlaces:

Ayuntamiento de Salas: https://www.salasdelosinfantes.net/turismo/rutas

Asociación de Amigos del Castillo de Castrovido: https://www.facebook.com/pg/amigoscastillocastrovido/posts/

Fundación Dinosaurisos: http://www.fundaciondinosaurioscyl.com/es/c/?idsec=373https://castillosdelolvido.com/?s=castrovido

Castillos del Olvido: https://castillosdelolvido.com/?s=castrovido

Salas de los Infantes (Ruta IX / Demandasaurus): Peña Rota, Valdecalibia, Castrovido, Castillo Medieval, Senda del Fraile, Castro.

  • Tipo de ruta: circular.
  • Distancia: 15,540 kms.
  • Dificultad técnica: moderada con exigencia baja-media.
  • Duración aproximada de la ruta: 3h30-4h.
  • Desnivel: 338 m
  • Altitud mínima: 929 m
  • Altitud máxima: 1115 m

Reseña

Ver reseña sobre algo de historia, la fauna y flora de Salas de los Infantes en la introducción de Rutas por Salas de los Infantes.

Es casi idéntica a la ruta clásica que se hace en la marcha del Demandasaurus, que se celebra cada año en el mes de octubre, con una participación de unos 300 senderistas. Es una preciosa ruta por bellos parajes de Salas, de Ledanías y de Castrovido, paseando entre estepas, robles y pinos, con hermosísimas y angostas sendas en varias partes de su recorrido. Aunque no está señalizada, es muy fácil de seguir con el track e ideal para caminar un buen rato, ver las hermosas cuevas-eremitorios de Peña Rota, pasear por las cañadas merinas y por el alto de Valdecalibia y el pinar, conocer el precioso pueblo de Castrovido con sus dos templos religiosos y sus interesantes elementos de arquitectura popular, subir al Castillo Medieval y disfrutar de las impresionantes vistas que pueden verse desde lo más alto de la torre: Salas, Valle del Arlanza, Peña Carazo, Campiña, Pantano etc..,; y , finálmente, para serpentear por la Senda del Fraile, una de las veredas más bellas del municipio.

Descripción del recorrido

Salimos de la Plaza Mayor en dirección a la Calle Filomena Huerta y al final de esta calle tomamos un camino a a la derecha que, poco más adelante, dobla hacia la izquierda para conducirnos hasta la calzada que va paralela al río. Poco después, cruzamos el puente de madera que nos deja en la Peña Rota, donde podemos ver las cuevas-eremitorios colgadas en las rocas de la izquierda y el parque de la Chopera justo enfrente. Cruzamos y subimos por el sendero que arranca desde la otra parte de la carretera y hacemos una parada para adentrarnos en uno de los habitáculos de estos anacoretas penitentes. La visita ha merecido la pena.
Ascendemos de nuevo y ,en apenas unos metros, hacemos otra parada en uno de los lugares más bellos de la ruta para contemplar, desde un pequeño balcón natural, un excelente paisaje del valle del Arlanza, el castillo de Castrovido, la Campiña… . A la derecha, una senda mal marcada nos baja hasta el Puente de San Miguel.
Volvemos de nuevo al sendero principal y avanzamos por un angosto sendero hasta un cruce de caminos situado medio kilómetro más adelante. Continuamos todo recto hasta encontrarnos con la cañada merina, que no dejaremos hasta mitad del pinar, unos 4 kms más adelante, en el Alto de Valdecalibia. En este punto, giramos casi 120 grados a la derecha y, bordeando el pinar, bajamos por diferentes senderos hasta el puente romano de Castrovido. Subida al pueblo y, por una calle empinada, vamos en búsqueda de la Ermita del Carmen, desde donde arranca un precioso sendero, bien habilitado para la subida, que nos conduce hasta el Castillo. Poco antes y junto a la ermita, nos habremos encontrado las dos tumbas antropomorfas y un pequeño monumento a Ángel García “el Sorejo”, allí homenajeado por su esfuerzo y lucha por recuperar el castillo en ruinas.
Ya una vez arriba, pronto podemos comprobar por qué esta torre fue un lugar estratégico. Por el sur, oteamos todo el valle del Arlanza, con su Peña de Carazo al fondo que, como nos dijera el poeta, aparece ahí como abriéndonos la puerta a la Sierra. Miramos hacia el este para contemplar el pantano de Castrovido y el Alto de la Campiña (2048 ms) vigilando los pueblos de pinares.
Tras disfrutar de un impresionante paisaje, retomamos el camino por el este y recorremos un kilometro aproximádamente para desviarnos a la derecha y bajar hasta la Calle de San Martín, junto a una granja de ovejas próxima al pueblo. Continuamos por la izquierda y pasamos al otro lado del camino. Bordeando el prado, pronto encontramos la Senda del Fraile que abandonamos más adelante para bajar, por un sendero que sale a la derecha, hasta el camino de Castrovido. Unos metros y, por la izquierda, subida a un altozano para rodear el Castro de los Pelendones y bajar de nuevo al camino asfaltado.
Continuamos el recorrido por la izquierda y, a unos 500 metros, cogemos una senda que, partiendo desde la derecha, va junto al río Arlanza. No cruzamos el puente de madera y la seguimos hasta acercarnos al pueblo, entre cuidadas huertas, por el mismo camino que nos vio partir desde la Plaza Mayor y la Calle Filomena Huerta.

Mapa y elevación

Enlace Wikiloc

Puntos de interés / Waypoints

Peña Rota y cuevas-eremitorios. Parque de La Chopera

A la salida del pueblo y junto a la carretera que va a Nájera, podemos encontrar estas cuevas-eremitorios en las que vivieron los anacoretas entre los siglos VI y VIII. En ellas y tal y como reza la placa que custodia la entrada “La vida en Peña Rota estaba dedicada, casi en exclusiva, a la oración y a la meditación”. Se accede a ellas por una escalera y en su interior pueden verse 10 cuevas independientes que han sido excavadas en las rocas.

Junto a la Peña Rota encontramos el popular parque de La Chopera. Lugar de recreo, junto al río Arlanza, está dotado con un parque infantil, cocinas de asar y una fuente. Es uno de los rincones favoritos de los salenses para pasear, comer al aire libre o disfrutatr un buen rato con los niños. Es tradicional la comida de hermandad, en la que se departen pan, vino, chorizo y carne con patatas, que los salenses celebran el día 17 de agosto, siempre animada por las magníficas charangas de las peñas.

Mirador y Puente San Miguel

Preciosa formación rocosa junto a la Peña Rota. Desde lo más alto pueden contemplarse una bellas vistas de varias cimas y del castillo de Castrovido.

Valdecalibia: cañadas merinas y tenadas.

La cañada merina es un bonito camino rodado por el que han pasado miles de cabezas de ganado, procedentes de Neila y del Valle de Valdelaguna con destino a Extremadura. De esa época, todavía nos quedan vestigios de tenadas como las de Valdecalibia, que avistamos a la parte izquierda de la cañada.

Castrovido

Pedania de Salas de los Infantes desde que se integrara en este municipio en el año 1970, es la típica aldea medieval que crece a los pies de una torre medieval. Lugar apacible, ya fue un importante asentamiento celtíbero, pero llego a su plenitud con los romanos cuando estos hicieron pasar por esta localidad la calzada romana que unía Clunia con Tritium, actual Tricio en la Rioja.

Además de dos grandes perlas: su Castillo y su Puente Romano -no está incluido en este track, pero se puede visitar fácilmente- , tiene esta villa dos monumentos religiosos destacados: la Ermita del Carmen (siglo XI, aunque ha sido restaurada recientemente) y la Iglesia de San Martín, que es una construcción moderna asentada sobre otra anterior, e importantes muestras de arquitectura popular castellana: ​tres molinos, un abrevadero con fuente, un potro, las piedras coladeras, chimeneas cónicas etc….; todo ello convertirá nuestra visita en un recuerdo inolvidable de este bello y singular paraje.

Una de las torres más importantes en la defensa de las calzadas que conducían a Valdelaguna y la Rioja en época de los romanos; fue construida en el siglo IX por Don Victor, amigo de Gonzalo-Gustios, Señor de Salas al que el Conde de Castilla Garci Fernández encargara su repoblación. Fue utilizado al menos hasta el siglo XIV,, siglo en el que pasó a ser propiedad de la familia Velasco. Nos narra la historia una importante derrota de Almanzor en tierras de Castrovido cuando volvía de su campaña por la Rioja. De la fusión de Castro y Víctor o Vito surgió el nombre actual de villa: Castrovido. Ha sido reconstruido recientemente gracias al gran trabajo de la Asociación de Amigos del Castillo de Castrovido. En la actualidad, es un paraje singular desde donde disfrutar de impresionantes vistas de toda la comarca de Salas.

Castillo

Senda del Fraile

Castro de los Pelendones

En el camino a Castrovido, sobre un altozano situado a nuestra derecha, está documentada la existencia de un Castro que fuera habitado por uno de los múltiples pueblos celtas que poblaron las tierras de Salas entre los siglos V-III a.C.: los Pelendones. Es fácilmente reconocible porque aún se conservan algunos restos de su muralla defensiva y, principalmente, por la presencia de un cartel informativo y de un miliario que nos recuerda que estamos caminando por una antigua calzada romana.

Avisos y recomendaciones

Recomendamos hacer esta ruta en cualquier estación excepto en el verano al objeto de disfrutar del paisaje en su plenitud y evitar los fuertes calores del verano.

Mas información en los siguientes enlaces:

Ayuntamiento de Salas: https://www.salasdelosinfantes.net/turismo/rutas

Asociación de Amigos del Castillo de Castrovido: https://www.facebook.com/pg/amigoscastillocastrovido/posts/

Castillos del olvido: https://castillosdelolvido.com/?s=castrovido

Monasterio de la Sierra (Ruta VI): El Castillejo/Ciudad Encantada y Calderas de Matalhierro.

  • Tipo de ruta: circular.
  • Distancia: 12,11 Kms.
  • Dificultad: moderada con dificultad baja.
  • Duración aproximada de la ruta: 3h-3.30 horas
  • Desnivel: 349 m.
  • Altitud mínima: 1176 m
  • Altitud máxima: 1464 m

Reseña

El Castillejo (1390m), llamado también “La Ciudad Encantanda” por los caprichosos conglomerados silíceos del Cretácico que constituyen este conjunto rocoso, es un enclave singular, cada vez más conocido y visitado, que se encuentra en el paraje denominado “El Burrero”, a los pies de las sierras de Trasomo y Neila, en el término municipal de Monasterio de la Sierra, a 12 kms de Salas de los Infantes y a 68 de Burgos. A plena vista o escondidas en recónditos rincones, tanto en el alto de el Burrero como a lo largo de todo el recorrido de la ruta, podemos encontrar espectaculares relieves y formas más pequeñas de piedra tales como setas, mesas, arcos etc, que se han ido puliendo a lo largo de millones de años por la acción del agua, el hielo y el viento, y que impresionan por su espectacular originalidad y belleza. Por otro lado, las Calderas de Matalhierro son unas concavidades cilíndricas de gran profundidad que han sido labradas en las rocas por la acción del agua del río Valladares a lo largo de millones de años. Durante la mayor parte del año, puede contemplarse en ellas una modesta pero preciosa cascada.

La ruta, un poco larga pero fácil de hacer para cualquier persona que esté acostumbrada a hacer ejercicio físico, está diseñada con un triple objetivo: visitar la ciudad encantada burgalesa; pasear por la dehesa de este silencioso pueblo, repleta de hermosos robledales y hayas, y adornada con preciosos canchales de piedra cubiertos de musgo que hacen del lugar un espacio único y singular; finálmente, asomarnos a la impresionante garganta de Matalhierro y contemplar su modesta pero bella cascada.

El camino, que transcurre en sus inicios por la pista forestal de Cargaduelo, y, posteriormente, por preciosas veredas flanqueadas por brezos y estepas, es un entorno ideal para aquellos que quieran perderse, sólos o en familia, en la serenidad y el silencio de la naturaleza y desconectar de toda su actividad diaria.

Descripción del recorrido

Salimos del centro del pueblo y continuamos por la Calle Mayor hasta una bifurcación de caminos. Nos vamos a la izquierda por el denominado “Camino de Cargaduelo” y ascendemos por un amplio camino forestal, que divide la dehesa, entre brezos, estepas, algunos helechos, gran cantidad de enormes robles albares centenarios, y bastantes pinos en lo más alto, durante unos 4,5 kms. aproximadamente. Hemos dejado la tenada de Cargaduelo en ruinas a mitad de camino. Casi en la cima, nos paramos a contemplar las preciosas vistas del Castillejo que pueden verse desde la pista forestal. Avanzamos unos metros y nos vamos a la derecha para ver de cerca y tocar el Castillejo, Peña Amarilla y contemplar múltiples e inimaginables formaciones rocosas en el entorno. El lugar es único y de tal belleza que cuesta abandonarlo.
Lo hacemos regresando al camino forestal para continuar nuestra ruta por la derecha. Bajamos unos metros y nos vamos en búsqueda de una angosta y escondida senda que nos da acceso a las calderas de Matalhierro. La encontramos a la parte derecha, unos metros antes de llegar a un puente sobre al arroyo Valladares. La seguimos con cuidado ya que en algunos sitios no es muy visible y muy pronto encontramos la caldera. Nos acercamos con cuidado para ver su enorme garganta. La cascada , que en otras épocas del año suele soltar un bello, inmenso y sonoro chorro de agua, se nos muestra silenciosa y con escasa agua.
Cumplido nuestro objetivo, regresamos al pueblo por una angosta senda, bien marcada con múltiples hitos, que enlaza con el camino de Peñalrayo, mientras seguimos contemplando preciosas vistas de la Ciudad Encantada. Un poco más adelante, nos desviamos unos 200 metros para bajar a ver un precioso colmenar rústico que queda escondido a la izquierda del camino. Regresamos a la senda principal y continuamos la ruta por un amplio sendero que, tras cruzar dos hermosos puentes de losas de piedra, nos sube hasta enlazar de nuevo con el Camino de Cargaduelo que nos llevará, ahora en la otra dirección, hasta nuestro punto de partida.

Puntos de interés / Waypoints

Dehesa de Monasterio

El Castillejo / Ciudad Encantada

Caldera de Matalhierro

Elementos rústicos de piedra: colmena,puente

Monasterio de la Sierra (núcleo urbano).

Se trata de un pequeño pueblo de montaña que siempre fue lugar de paso de rutas ganaderas como las cañadas. Yace apartado en la ladera sur de la Sierra de Neila y está rodeado de espesos y preciosos bosques de roble albar, lo que le convierte en un lugar de una gran paz y un impresionante silencio. Esto, lejos de ser un óbice, le ha dado un enorme atractivo, siendo en estos momentos un enclave idóneo para el descanso y para estar en permanente contacto con la naturaleza.

El pueblo tiene numerosos monumentos, destacando el Monasterio de Alveinte (1440), que da nombre al pueblo. Apartado unos 3 kms, sólo conserva la iglesia y en un estado bastante ruinoso. Tiene también una hermosa iglesia: San Pedro Apóspol, una ermita: San Cosme y San Damián, unas tumbas antropomórficas traidas desde el antiguo pueblo medieval de Gozmediano o Aguamediano, y múltiples elementos que son un buen testimonio de la arquitectura que se ha desarrollado en la zona a lo largo de los años: una fuente de piedra maciza, un lavadero, un potro para herrar, una fragua, un abrevadero, chimeneas cónicas, la Torre del reloj, izada por los habitantes del pueblo, y un molino reconstruido.

Avisos y recomendaciones

Esta ruta VI puede combinarse con la subida al Pico San Vicente (ver Ruta VIII), convirtiéndose en una ruta muy completa y atractiva.

Hay que tener mucho cuidado al acercarse a la caldera si se hace la ruta en época de lluvias. El suelo es muy resbaladizo y uno puede caerse al fondo de la caldera.

Si disponemos de tiempo, merece la pena hacer una breve visita a la iglesia parroquial, a las tumbas antropomorfas que reposan junto al templo, refrescarse en la fuente que nos recibe en su atrio y echar un vistazo a algunos elementos arquitectónicos del pueblo tales como el lavadero, el abrevadero, la fragua, el potro de herrar, la Torre del Reloj, la fuente de piedra y algunas chimeneas cónicas.

Más información en el siguiente enlace:

Ayuntamiento de Monastgerio de la Sierra: http://www.monasteriodelasierra.es/lugares-interes

Monasterio de la Sierra (Ruta V): Roble Singular, Pico/Cabeza San Vicente, Monasterio Alveinte.

  • Tipo de ruta: circular.
  • Distancia: 12, 760 Kms.
  • Dificultad: moderada con exigencia baja.
  • Duración aproximada de la ruta: 3h- 3.30 horas
  • Desnivel: 506 m.
  • Altitud mínima: 1052 m
  • Altitud máxima: 1348

Reseña

El Pico o Cabeza San Vicente es una estribación boscosa de la Sierra de Neila. Es una cima modesta con tan solo 1359m de altitud. Por otro lado, el Monasterio de Nuestra Señora de los Lirios de Alveinte, que da nombre al pueblo, es el monumento más importante del patrimonio cultural de Monasterio de la Sierra. A pesar de los esfuerzos de sus vecinos por limpiar la vegetación que lo rodea e intentar mantener en pie sus escasos restos, tiene el honor de ser ahora el primer monumento incluido en la Lista Roja del Patrimonio, elaborada por Hispania Nostra, debido a su total abandono por parte de los organismos públicos competentes. Está situado a unos 3,5 kms del núcleo urbano. Fue fundado en 1440 por los monjes franciscanos sobre otro edificio anterior; fue saqueado e incendiado por las tropas francesas en 1810, expropiado con la desamortización de Mendizábal y abandonado de forma definitiva en 1835. Desde entonces, ha sido frecuentemente expoliado, sabiéndose que, a principios del siglo pasado, fue destruido casi por completo para utilizar sus piedras en la construcción de una central eléctrica próxima al monasterio que alimentó durante varios años las fábricas madereras de Salas de los Infantes. Todo ello, ha tenido graves consecuencias en un edificio que ya tan solo conserva el altar la iglesia, la bóveda de crucería, algunos ventanales góticos y unos pocos muros a su alrededor. De su historia destacamos que fue refugio del Cura Merino y de la Junta Provincial de Defensa de Burgos durante la Guerra de la Independencia, y que, según la leyenda, este fue un lugar de castigo para los monjes: “Fraile, ¿qué hiciste, que Alveinte viniste?, te recitan los lugareños cuando te hablan del lugar. Recientemente hemos sabido que se salvó de las aguas del pantano porque se rebajó la altura de la presa. Ambos lugares de interés se encuentran en el término municipal de Monasterio de la Sierra, a 12 kms de Salas de los Infantes y a 68 de Burgos.

Diseñamos la ruta con un doble objetivo. En primer lugar, ascender al San Vicente y disfrutar desde esta cima de una impresionante panorámica. En segundo lugar, visitar las ruinas del monasterio y envolvernos en la paz, belleza y el silencio del lugar.

El camino, además, transcurre por una pista forestal primero y, posteriormente, por preciosas veredas rodeadas de robles albares y rebollos hermosísimos que lo hacen muy agradable. Tiene también otros dos grandes atractivos: un roble singular en la primera ladera del camino y preciosas formaciones rocosas sujetando la cumbre.

Aunque solo se suben unos 300 metros de altitud, el recorrido es complicado en uno de sus tramos, debido a que las veredas desaparecen entre los matorrales y hemos de avanzar campo a través. No obstante, la ruta es bastante recomendable para aquellos que quieran tener un contacto sereno con la naturaleza.

Descripción del recorrido

Salimos del centro del pueblo, junto a la iglesia, y continuamos por la Calle Mayor. Al llegar a una bifurcación, nos vamos por el camino forestal de la derecha y bajamos hasta un puente que cruza el arroyo Valladares. Aunque la ruta se puede seguir por el camino forestal, denominado, “Camino de Monasterio a Palacios”, seguimos de frente y atajamos por una preciosa vereda que nos acerca a un enorme roble singular y nos sube hasta Peñalosa. Seguimos ascendiendo un poco más y , unos metros más adelante, dejamos el camino forestal y nos vamos a la derecha. Siguiendo una senda bien marcada, entre matorrales de roble y preciosas formaciones rocosas llegamos a la cima del Pico San Vicente.
Cumplido nuestro objetivo de coronar la cima, volvemos por el mismo camino y nada más abandonar la cumbre nos vamos por una vereda, bien señalizada con un hito, que parte a la izquierda. La senda es angosta pero hermosa para disfrutar de viejos robles, rebollos y múltiples plantas de brezo que adornan la bajada hasta el otro puente que cruza el arroyo Valladares. En el camino habremos dejado una vieja tenada en ruinas y un precioso árbol muerto de enormes dimensiones.
Ya en el camino forestal, tomamos el camino de la izquierda sin cruzar el puente y continuamos por él durante unos tres kilómetros y medio. Cerca ya de nuestro segundo objetivo, atravesamos una larga era redonda, Campo Cubillo, lugar en el que las gentes del lugar celebran la fiesta de la patrona del Monasterio; siguiendo todo recto, nos vamos acercando al Monasterio.
Podemos acceder a las ruinas por un sendero-arroyo que arranca en la parte derecha del camino. Lo hemos señalizado con un waypoint, pero lo más recomendable es seguir hasta un prado vallado, saltar la pared de piedra que rodea el portón y cruzarlo hasta el final. Salimos del prado y bordeando la pared por fuera, a unos 100 metros habremos llegado al Monasterio.
Realizada la visita, volvemos al portón para iniciar el regreso al pueblo por una vereda que arranca a la derecha. Al principio, la senda, aunque es angosta, está bastante limpia, pero, a partir del kilómetro 9 y hasta llegar al manantial que surtió de agua al monasterio durante muchos años (km 9.700) – hoy es un abrevadero, Pilones del Bardalón, y han desaparecido las canalizaciones que conducían el agua -, hay que prestar mucha atención al track porque la vereda, en algunos tramos, está oculta entre matorrales de roble. Lo mismo sucede hasta llegar a las Tenadas de Peñacorrales (Km 10.200).
Una vez aquí, un amplio sendero rodado nos sube hasta el Camino de Monasterio a Palacios por el que volveremos al pueblo siguiendo el mismo itinerario que habíamos realizado al principio de la ruta.
Llegados a Monasterio, sólo nos queda una visita a la iglesia parroquial, a las tumbas antropomorfas que reposan junto al templo, refrescarnos en la fuente que nos recibe en su atrio y echar un vistazo a algunos elementos arquitectónicos del pueblo tales como el lavadero, el abrevadero, la fuente de piedra, el potro, la fragua, la Torre del Reloj y algunas chimeneas cónicas.

Puntos de interés / Waypoints

Roble Singular.

Mirador de Peñalosa

Cabeza San Vicente

Desde esta modesta cumbre (1359m), podemos disfrutar de una impresionante panorámica; desde lo más alto, podemos contemplar numerosas localidades serranas, diferentes cumbres: Urbión, Campiña, Mencilla, San Millán, Peña Carazo, Pico Navas etc..,, y la nueva presa de Castrovido. Adornando la cima, podemos ver un vértice geodésico y una gran cruz de madera en el suelo con la inscripción “Dios te ama”. También tenemos una preciosa vista de la escondida localidad de Monasterio.

Monasterio de Alveinte

Monasterio de la Sierra (núcleo urbano)

Se trata de un pequeño pueblo de montaña que siempre fue lugar de paso de rutas ganaderas como las cañadas. Yace apartado en la ladera sur de la Sierra de Neila y está rodeado de espesos y preciosos bosques de roble albar, lo que le convierte en un lugar de una gran paz y un impresionante silencio. Esto, lejos de ser un óbice, le ha dado un enorme atractivo, siendo en estos momentos un enclave idóneo para el descanso y para estar en permanente contacto con la naturaleza.

El pueblo tiene numerosos monumentos, destacando el Monasterio de Alveinte (1440), que da nombre al pueblo. Apartado unos 3 kms, sólo conserva la iglesia y en un estado bastante ruinoso. Tiene también una hermosa iglesia: San Pedro Apóspol, una ermita: San Cosme y San Damián, unas tumbas antropomórficas traidas desde el antiguo pueblo medieval de Gozmediano o Aguamediano, y múltiples elementos que son un buen testimonio de la arquitectura que se ha desarrollado en la zona a lo largo de los años: una fuente de piedra maciza, un lavadero, un potro para herrar, una fragua, un abrevadero, chimeneas cónicas, la Torre del reloj, izada por los habitantes del pueblo, y un molino reconstruido.

Avisos y recomendaciones

Esta ruta V aglutina las Ruta II y Ruta III de este mismo usuario. Recomendamos hacerla en esta dirección, porque, aunque la ruta está bien marcada por hitos o señuelos en casi toda su recorrido, entre el kilómetro 9 y el 10 hay varias veredas que están tapadas por matorros. Siguiendo el track en esta dirección, desde el portón que da acceso al Monasterio de Alveinte, es muy fácil encontrarlas; en cambio, si lo hacemos en la dirección contraria, podemos perdernos fácilmente en esa parte del recorrido.

Más información en el siguiente enlace:

Ayuntamiento de Monsterio de la Sierra: http://www.monasteriodelasierra.es/lugares-interes